La Comunidad de Madrid estrena protocolos en colegios e institutos para prevenir sobre las bandas juveniles violentas y las drogas

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid y consejero de Educación y Universidades, Enrique Ossorio, y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López, presentaron este lunes los protocolos de prevención del riesgo de pertenencia a grupos juveniles violentos y sobre el consumo de drogas que se estrenarán este mes en los centros educativos de la región

Esta actuación y su entrada en vigor en los próximos días forma parte de la Estrategia Integral para la Convivencia Escolar y ha contado con la participación de las consejerías de Presidencia; Educación y Universidades; Cultura, Turismo y Deporte; Sanidad; y Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Natalidad.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya avanzó la semana pasada esta medida del Gobierno autonómico que se remite ahora a los cerca de 2.000 centros docentes sostenidos con fondos públicos y que será de obligado cumplimiento.

Ossorio declaró que la lacra de las bandas juveniles o grupos juveniles violentos no figura habitualmente entre las prioridades de la agenda política y mediática y eso «tiene que cambiar». Esta iniciativa tiene como objetivo crear y consolidar una cultura de buen clima escolar a través de la sensibilización, la formación y en la implicación activa de toda la comunidad educativa. Para ello, añadió, se trabajará en tres niveles: la prevención, la detección y la intervención, y dentro de cada uno de ellos habrá una serie de ejes de actuación.

APLICACIÓN

La secuencia básica de los dos protocolos conlleva varias fases: la notificación por parte del centro de hechos que pueden ser indicio del problema; recogida de información y entrevistas con la familia, el alumno, o sus compañeros; reunión para analizar la situación, resolución sobre la apertura de un plan de intervención en caso necesario; comunicación a la familia y autorización para derivar al alumno a servicios externos y, por último, envío del expediente a la Dirección de Área Territorial correspondiente y a la Unidad de Convivencia.

Los protocolos incluyen pautas concretas sobre cómo responder ante los casos sospechosos, tanto de pertenencia a bandas como del consumo de drogas, así como una serie de señales de alarma para que a los equipos directivos y a los profesores y maestros les resulte más fácil descubrirlos.

Ossorio dijo que estos protocolos «tienen un diseño muy parecido porque no son tan diferentes en lo referido a su detección y abordaje». A través de esta iniciativa del Ejecutivo madrileño, señaló, «se proporciona a los equipos docentes un cauce seguro y adecuado para actuar, con el pleno respaldo de la consejería». «Su contenido permitirá abordar de forma individualizada cada caso en el que se sospeche que el alumno puede estar en riesgo y, a la vez, calibrar la magnitud del problema en cada centro», añadió.

PREVENCIÓN

El Gobierno regional ha celebrado un centenar de talleres para que los alumnos distingan el origen de los conflictos. Del mismo modo se han llevado a cabo cursos en 14 centros educativos durante junio de este año con la colaboración de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor. En total, el pasado curso se realizaron16.071 actividades en 1.638 colegios e institutos dentro del Plan Director.

Para prevenir el consumo de sustancias estupefacientes se pondrán en marcha este otoño charlas en las que estudiantes de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional podrán analizar, reflexionar y compartirla tendencia que existe de quitarle importancia a estos hábitos.

Por otro lado, se está desarrollando un modelo de prevención -en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid-, al que ya se han apuntado más de 100 centros y cerca de 10.000 escolares a partir de 3º de ESO. En él se abordan temas como el uso de alcohol y otros narcóticos o el abuso de las pantallas, las redes sociales o los videojuegos.

Por su parte, el consejero López destacó que los nuevos protocolos persiguen evitar, prevenir y detectar la integración de menores en las bandas, así como su entrada en el mundo de las adicciones, «sean del tipo que sean, pero con un especial énfasis en el consumo de sustancias ilegales».

López manifestó el trabajo previo del Gobierno autonómico para lograr esta meta con el papel clave desempeñado por la información específica que se está proporcionando a las Policías Locales a través del Instituto de Formación Integral en Seguridad y Emergencias de la Comunidad de Madrid (Ifise). Así, en este último, el pasado mes de febrero, los agentes participaron en el curso ‘Maras, bandas juveniles y seguridad ciudadana’, que contó entre sus docentes con expertos del Gobierno de Guatemala.

TRABAJO CONJUNTO

Asimismo, durante la presentación de los protocolos se valoró positivamente la reciente activación, este pasado verano, del Centro de Coordinación Municipal (Cecom) en la sede de 112, como un instrumento de apoyo a estos cuerpos policiales de cara a la lucha contra estos fenómenos delincuenciales, facilitando su colaboración con la Policía Nacional y la Guardia Civil en la tarea común.

López también destacó la utilidad que tendrá en la lucha contra las drogas y las bandas juveniles la Unidad de Asistencia Material y Cinológica, cuyo próximo estreno anunció la presidenta Ayuso durante el Debate del Estado de la región celebrado a mediados de septiembre. Esta unidad permitirá, entre otras funciones, ceder a los ayuntamientos unidades caninas que puedan servir para la vigilancia preventiva en el entorno de colegios e instituto.