La subida del precio del alquiler expulsa a los inquilinos con ingresos más bajos, según Fotocasa

-Un 11% de arrendadores cobran entre 5.000 y 8.000 euros mensuales

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

El porcentaje de inquilinos con ingresos brutos mensuales de 1.000 euros o menos cae del 16% al 12% en 2022, mientras suben del 12% al 14% aquellos con ingresos entre 2.000 y 2.500 euros, según Fotocasa.

Es uno de los principales datos extraídos del informe ‘Experiencia en alquiler en 2022’ publicado por el portal inmobiliario, que destaca que el alza de precios del alquiler «expulsa a quienes menos ganan lo cual hace que ganen peso relativo los tramos con mayores ingresos».

Así, solo el 9% de los inquilinos cobra entre 601 y 1.000 euros brutos mensuales, el 15% cobra entre 1.000 y 1.500 euros y hasta el 16% percibe entre 1.500 y 2.000 euros.

La directora de Estudios y portavoz de Fotocasa, María Matos, indicó que «la situación de precios máximos históricos del 2022 está ocasionando que el acceso a la vivienda del alquiler sea todavía más difícil. El alza del coste del arrendamiento está expulsando del mercado a los ciudadanos que tienen ingresos más bajos y que no pueden afrontar el nuevo coste del mercado».

«Por el contrario, los ciudadanos con ingresos más altos y más solventes son quienes más están accediendo a los inmuebles, debido a que el esfuerzo salarial que realizan es menor que quienes cobran alrededor de 1.000 euros. Esta situación aumenta la desigualdad social y crea un mercado desequilibrado, en el que los colectivos más vulnerables no pueden acceder a vivir de alquiler», añadió.

Por género, seis de cada diez inquilinos son mujeres, proporción que aumenta entre los 25 y los 44 años, hasta un 66%. En cambio, entre los 55 y los 75 años es donde menor presencia de mujeres inquilinas hay, un 44%. Por edad, la media de los inquilinos o de los que pretenden serlo es de 39 años. De hecho, uno de cada dos tiene entre 25 y 44 años. Además, los territorios en los que mayor número se concentran son Cataluña (22%) y Madrid (19%).

Respecto a la situación de convivencia, el 30% vive con su pareja, el 19% con su pareja e hijos y el 17% con sus padres. En 2021, pasaron del 12% al 15% los demandantes de vivienda en alquiler que vivían solos, porcentaje que este año se mantiene estable.

Por otro lado, los arrendadores tienen unos ingresos brutos mensuales muy superiores a la de los arrendados. Como principal novedad, pasan del 6% al 11% los arrendadores que cobran entre 5.000 y 8.000 euros al mes.

Por lo que se refiere a su situación de convivencia, un 49% vive con su pareja y sus hijos frente al 44% del año anterior. Tras esto, lo más habitual es que los arrendadores residan con su pareja (25%), solos (9%) o con sus padres (8%).

Según Fotocasa, las diferencias entre inquilinos y arrendadores se explican por el «ciclo vital», ya que los inquilinos son un «perfil más joven que está iniciando su andadura profesional y cuenta con unos ingresos más limitados y una menor estabilidad laboral».

Además, también varía entre ambos colectivos la definición del tipo de vivienda en la que viven, pues un 73% de inquilinos define su vivienda actual como una casa de alquiler, mientras que el 89% de los arrendadores vive en una vivienda en propiedad.