Consejos sobre la primera puesta del bebé

Según se va acercando el día en el que el calendario anuncia la salida de cuentas, las familias empiezan a preparar la maleta que llevarán al centro hospitalario.

Esto, que se hace con toda la ilusión del mundo, está más que meditado. Se ha leído, escuchado y preguntado mucho para saber qué debe incluirse dentro de la bolsa.

No pueden faltar los pañales, el gorro y manoplas para el más pequeño, los camisones o pijamas de la mamá y ropa cómoda para la salida, sería recomendable incluir baberos, por supuesto los pañales, la crema y toallitas para el cambio… pero, ¿cuál será la primera puesta del bebé?

¡Ha llegado el momento!

Cuando una pareja llega hasta el paritorio, lleva consigo la ropa de primera puesta con la que les traerán al bebé tan pronto le hayan limpiado y hecho las primeras pruebas de salud.

Por norma general, suele llevarse un body de algodón y, dependiendo del mes, un ligero pijamita, a ser posible, de un material también natural que no irrite la piel. Hay que tener en cuenta que es probable que opten en un primer momento por el contacto piel con piel, por lo que tampoco hay que forzar el que el bebé se vista desde el primer momento sino seguir las indicaciones y recomendaciones de matronas y enfermeras.

Por suerte, solo hay que echar un vistazo a algunas propuestas de ropa de bebé para ver que la salida del hospital está llena de oportunidades. Entra ya en babyshower.es para encontrar la inspiración entre los cientos de conjuntos de primera puesta que tienen en catálogo.

“Por comodidad, es recomendable apostar por el dos piezas que permita el cambio de pañal tan solo retirando el pantalón de punto. No es muy recomendable calzar a los niños recién nacidos según los estudios médicos más actualizados, así que lo recomendable es hacerse con un conjunto que lleve el pantalón con el pie cubierto para que no pasen frío ya que la cabeza y los pies son dos de los sitios por los que más calor pierden” explican.

En caso de querer incorporar complementos, éstos deben estar diseñados especialmente para los neonatos. Los patucos ligeros, sin forma alguna para permitir libertad al pie y las cintas del pelo polares para mantener protegidos los oídos son dos de las tendencias de este año, al igual que, durante el verano, el formato de vestido ligero o bombachos con camisetas ligeras.

“Por suerte, hoy hay tal cantidad de modelos que permiten a los padres dar personalidad a los niños desde bien pequeños, acercándose a sus gustos sin olvidar la calidad de los tejidos y la comodidad que necesitan para estar a gusto y, sobre todo, adaptando las ropas de primera puesta a la temperatura del momento” concluyen.