El Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo de Madrid ha realizado 73.000 consultas desde su puesta en marcha en 2006

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo del Ayuntamiento de Madrid ha prestado ya más de 73.000 consultas a los vecinos de la capital para evaluar, entrenar y mejorar su memoria y demás funciones cognitivas, desde su puesta en marcha en 2006 como un centro pionero en España.

«En el primer semestre de este año ya se han superado las 1.350 consultas en el Centro, detectando los problemas de memoria de los madrileños, haciendo un seguimiento, trabajando con los pacientes, asesorando a sus familias, formando a profesionales e investigando sobre el deterioro cognitivo», detalló este miércoles la delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz municipal, Inmaculada Sanz, durante su visita a este espacio municipal ubicado en la calle Montesa (Salamanca) y que gestiona el organismo Madrid Salud, dependiente de su área de gobierno.

Según informó el Ayuntamiento, el ciudadano que es derivado a este centro es inicialmente evaluado (con pruebas de detección y de evaluación neuropsicológica) y se le realiza su historia clínica, iniciándose un seguimiento –más o menos frecuente según su deterioro– y se llevan a cabo diferentes intervenciones de memoria y cognitivas, según su evaluación.

Los profesionales municipales atienden tanto en el propio Centro (con grupos de entrenamiento de memoria y de estimulación cognitiva con o sin ordenador, con más de 17.000 sesiones en estos años) como elaborando materiales de estimulación para trabajar en los domicilios de los pacientes (estimulación cognitiva mediante cuadernos de ejercicios, a través del teléfono o con ejercicios interactivos del portal web).

La delegada, durante su visita, también asistió a una de las sesiones de entrenamiento de la memoria y de estimulación cognitiva, en este caso mediante ordenador, con un grupo de personas mayores.

Además, el Centro previene el deterioro y promociona los hábitos saludables a los usuarios y a sus familiares, estas últimas unas figuras importantes para la evolución de los pacientes. En este tiempo se han impartido más de 130 charlas a familiares.

El Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo se puso en funcionamiento hace 16 años, continuando la larga experiencia del Ayuntamiento de Madrid en la prevención del deterioro cognitivo, que se remonta a hace casi 30 años (en 1994), cuando se creó la Unidad de Memoria, que diseñó el programa de evaluación y entrenamiento de la memoria denominada ‘Método UMAM’, de gran difusión entre los profesionales de este ámbito.

Este espacio también forma a profesionales e investiga en materia de prevención del deterioro cognitivo, impartiendo cursos, másteres y ponencias, participando en proyectos de investigación o elaborando artículos científicos publicados en revistas de referencia.

SOLEDAD NO DESEADA Y DEMENCIA

Entre las conclusiones de diferentes estudios llevados a cabo por el Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo, se encuentra la comprobación de que en las personas mayores la buena salud mental global, una adecuada calidad de vida y tener a alguien que se preocupe por su bienestar conforma el ‘triángulo protector’ frente a la soledad no deseada, tal y como recogió el Estudio de Salud de la Ciudad de 2018, con una muestra de más de 2.000 personas.

Además, la soledad no deseada es una realidad que afecta cada vez más a los habitantes de las grandes ciudades. Por este motivo, esta también centra parte de las actividades del Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo, con sesiones y proyectos específicos.

Por otro lado, la ciudad de Madrid cuenta con una población de más de 65 años formada por más de 675.000 personas, un 20,2% de la población de la capital, y que es heterogénea, con personas muy activas que empiezan a notar problemas de memoria por la edad e incluso años antes, y que buscan resolver sus olvidos cotidianos, y otras que van notando un deterioro de sus funciones cognitivas como el lenguaje, la memoria o que se pueden desorientar.

Dado que las alteraciones de memoria siguen un ‘continuum’ desde la normalidad a la demencia, las actuaciones son más eficaces cuanto más precozmente y con mejores criterios y rigor técnico se realicen.

Las quejas de memoria son la expresión subjetiva de los olvidos cotidianos, y su prevalencia en la ciudad de Madrid en las personas mayores de 65 años está alrededor de un 20-30%, según el Estudio Salud de la Ciudad de 2005 y de 2018. Por otra parte, la prevalencia del deterioro cognitivo leve se encuentra en alrededor del 20% en la población de mayores, según la mayoría de los estudios, incluido uno de la ciudad de 2007. Existe un riesgo de estas personas de evolucionar a una demencia de un 15% al año, sobre todo a la de tipo Alzheimer.