El Defensor del Pueblo reitera a la Comunidad de Madrid que no contesta a sus requerimiento ante la falta de suministro eléctrico en la Cañada Real

– Tras sus recomendaciones de buscar una «solución normativa temporal» para los contratos de luz y elaborar un plan de emergencia para los inviernos

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

El Defensor del Pueblo advierte en su último informe anual que no ha recibido la «preceptiva respuesta» por parte del Comisionado de la Comunidad de Madrid para la Cañada Real después de trasladarle dos recomendaciones «tras un año sin luz» debido a los cortes de suministro en los sectores 5 y 6 de la Cañada Real Galiana.

Así se desprende del informe anual del Defensor del Pueblo correspondiente a 2021, en el que se recuerda que en la edición del año anterior ya se cursaron varias recomendaciones a la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid y a la Delegación de Gobierno para «establecer un suministro de urgencia en la zona» como «primer paso» para la problemática.

No obstante, denuncia que sus resoluciones «no obtuvieron el efecto pretendido», pues la situación de falta de energía eléctrica «si bien mejoró con el tiempo en el sector 5, no ha cambiado en lo que toca al sector 6, que es el de mayor población».

Las nuevas recomendaciones se trasladaron al Comisionado en noviembre de 2021. La primera se basa en la modificación de la Ley de Suelo autonómica para buscar una «solución normativa temporal que permita regularizar el servicio y que los interesados dispongan de contrato». Por su parte, la segunda insiste en que «no es aceptable» llegar a los períodos invernales «sin desplegar un plan de emergencia».

Además, el informe advierte de que «debe llamar la atención» sobre el hecho de que los realojos que se han puesto en marcha «no debieran servir de excusa para pensar que el problema se resolverá a través de la eliminación de los viviendas existentes en la zona en un plazo de tiempo aceptable».

El Defensor del Pueblo apunta que, en el mejor de los casos, la solución de los realojos «necesitaría de años» y «no resulta aceptable» que, mientras tanto, los habitantes de la Cañada Real «permanezcan privadas del acceso a un suministro esencial como la energía eléctrica».