El impacto de las redes sociales «agrava las secuelas emocionales del acné» en los pacientes jóvenes

– Los expertos tienen que «desmitificar» lo que los pacientes ven en Tik Tok o Instagram

MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

El impacto de las redes sociales en los jóvenes y adolescentes hace que «se agraven las secuelas emocionales del acné». Así se desprende del ‘webinar’ celebrado este jueves por el Consejo General de Enfermería y CeraVe dentro del ciclo de formación gratuita en Dermatología ‘En la piel de la enfermera’.

Los expertos coincidieron en que existe una creciente autoexigencia en la población, especialmente jóvenes y adolescentes, en todo lo referido a su imagen corporal. «La exposición a redes sociales está generando que problemas como el acné tengan una repercusión aún mayor en nuestros pacientes», explicó el dermatólogo Pablo de la Cueva.

Según la enfermera Carolina Lázaro, «el impacto psicológico es mayor porque nos cuesta más aceptarnos, todos queremos ser perfectos». Añadió que antes no se daban estas situaciones: «Hoy, sin embargo, tenemos que tenerlo muy en cuenta ya que pasa a formar parte de la consulta: desmitificar lo que han visto en Tik Tok o Instagram, remedios caseros que a menudo empeoran la situación».

Además, como cada piel es diferente, destacó Lázaro, «el paciente debe saber que lo que la va bien a una persona puede no ser lo más adecuado para él y requerir un tratamiento diferente».

Ambos expertos subrayaron la importancia de escuchar al adolescente y no restar importancia al impacto que el acné tiene en su calidad de vida. «Si el acné supone un problema físico o emocional para él, hay que acudir a consulta», añadió Carolina Lázaro, quien afirmó que, en ocasiones, el sufrimiento puede ser de tal magnitud que el paciente puede acabar teniendo una depresión y necesitar apoyo psicológico.

ACNÉ Y MASCARILLAS

Por otra parte, la utilización continuada durante mucho tiempo de mascarillas «ha contribuido a incrementar los problemas de acné entre la población, no sólo adolescente», especialmente, en mujeres.

«El uso de mascarillas ha dado lugar a una auténtica epidemia de acné, aunque también influyen otros factores como son la contaminación y los cambios en la microbiota», explicó este dermatólogo.

En el caso del acné que afecta a la mujer adulta, señaló que «se da más en el tercio inferior de la cara, es de carácter más inflamatorio y suele ser resistente a los tratamientos».

Con respecto al manejo del acné, Pablo de la Cueva distinguió dos escenarios: el del acné leve y el grave. En el primero puede bastar con un tratamiento tópico y unos cuidados básicos, mientras que el segundo puede requerir de un «tratamiento sistémico».

HIGIENE DE LA PIEL

En cuanto a los cuidados, Carolina Lázaro destacó la importancia de la higiene. «Debe realizarse dos veces al día con el objetivo de mantener la piel limpia y libre de grasa. Para ello, hay que utilizar productos específicos». Además, en caso de que ya hayan aparecido cicatrices, hay también que tratarlas».

También es importante no tocarse las lesiones, llevar un estilo de vida saludable en cuanto a la alimentación y la práctica de ejercicio físico, así como ser constante en el tratamiento.

Po último, Mercedes Abarquero destacó que «la elección de la rutina de higiene es crucial ya que estas pieles requieren fórmulas eficaces que sean capaces de respetar e incluso reparar la barrera cutánea». Además, en muchos casos se utilizan asociadas a medicamentos y «ayudan a compensar los efectos que estos puedan producir en la piel y reducir las imperfecciones».