El sur de Madrid, a la cabeza del sector inmobiliario en la capital

¿Quién no ha llegado este otoño con ganas de dar nuevos aires a la vivienda? Aunque para muchos con simplemente mover algún mueble de sitio o cambiar algo en la decoración sería suficiente, son muchos los que han aprovechado el verano para adquirir una nueva vivienda a la que habría que darle una vuelta para entrar a vivir.

Actualmente, según expertos y datos, las cifras de ventas de inmuebles han recuperado su pulso hasta tener un movimiento como en época previa a la pandemia, cuando el sector quedó paralizado.

Tanto es así que han atraído a inversores internacionales que están viendo en las ofertas y en los pisos de herencias un filón para sacarle partido y ponerlas en alquiler o bien reformarlas y venderlas.

Y aquí es donde entra la necesidad de ponerse en manos de profesionales para poder agilizar todo al máximo y con unos resultados óptimos.

Madrid, contra todo pronóstico, es una de las ciudades que aventaja a las costeras en términos de compra venta de vivienda.

Tanto es así que son muchos los que han aprovechado la tranquilidad del verano para encontrar el inmueble y buscar empresas que sean capaces de ofrecerles un servicio integral.

De hecho, el sur de la Comunidad tiene un pulso que le está haciendo estar a la cabeza de transacciones gracias a precios más que interesantes, muchas zonas verdes rodeando los municipios y viviendas con terraza que están siendo un buen reclamo gracias también a zonas comunes.

“Son muchos los clientes que empiezan a pedir presupuestos para poner en marcha una reforma integral. Lo principal es que tengan claro qué quieren para luego poder asesorarles y decirles lo que es posible y cómo quedaría mejor” explican desde Tomás Monsalve, una empresa de reformas integrales en Getafe que ha visto cómo durante estos meses han incrementado las contrataciones.

La clave es hablar con profesionales, que planteen un presupuesto detallado que luego no tenga sorpresas añadidas y que sirva para también dar un plazo de ejecución. Con eso, es fácil agilizar al máximo la reforma y que el piso quede habitable o atractivo para la venta o vida.