España, primer país en contribuir al nuevo fondo para la Resiliencia y la Sostenibilidad del FMI

-Apoyo a países vulnerables de renta media y baja

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

El Consejo de Ministros autorizó este lunes la contribución de España al nuevo fondo fiduciario del Fondo Monetario Internacional (FMI) para la resiliencia y la sostenibilidad (Resilience and Sustainability Trust), por valor de 30,5 millones de euros.

En paralelo, el Banco de España realizará otra contribución en Derechos Especiales de Giro (DEG), que situará la aportación total de España en aproximadamente 1.860,5 millones de euros.

A esta contribución se unen los DEG ya canalizados por el Banco de España al fondo fiduciario para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza también del FMI, por importe de 350 millones de DEG, en abril de este año.

De esta forma, España cumple con su compromiso de canalizar el 20% de los DEG recibidos en la asignación general de 2021 poniéndolos a disposición de los países más vulnerables, según informa el Ministerio de Asuntos Económicos en un comunicado, en el que asegura que España será el primer país en contribuir al fondo.

El nuevo fondo comenzará a funcionar en el último trimestre del año. Los recursos se destinarán a la concesión de apoyo financiero a países de renta per cápita baja y media vulnerables para que impulsen proyectos de lucha contra el cambio climático y de preparación ante futuras pandemias.

España ha sido de los primeros países en impulsar la creación de este nuevo fondo fiduciario, que aportará financiación a largo plazo a países de renta baja y de renta media vulnerables, por ejemplo, en África y en América Latina, que cuenten con un programa tradicional de apoyo financiero del FMI.

Se trata de favorecer su resiliencia ante shocks externos, reforzar su estabilidad macroeconómica y reducir el riesgo de crisis de balanza de pagos. Para ello, en un primer momento, el apoyo financiero de este fondo se centrará en las medidas para hacer frente al cambio climático y para mejorar la preparación ante futuras pandemias, aunque se espera que se puedan incorporar otros objetivos más adelante.

Adicionalmente, el Consejo de Ministros autorizó la contribución económica de España, por importe de 62 millones de euros al fondo del FMI para el crecimiento y la reducción de la pobreza, a través del cual se canalizan préstamos en términos concesionales (es decir, con condiciones financieras más favorables para los beneficiarios que las del mercado) a países de renta baja. Con estos recursos, España pasa a ser de los países que dotan esta cuenta a efectos de financiar el componente concesional de este tipo de apoyo del FMI.