Esperar más de cinco horas en urgencias eleva el riesgo de muerte

Aguardar más de cinco horas en urgencias antes de ser atendido en el hospital eleva el riesgo de muerte por cualquier causa en los siguientes 30 días.

Así se desprende de un estudio realizado a más de cinco millones de pacientes en Inglaterra publicado este miércoles en la revista ‘Emergency Medicine Journal’. Los autores pertenecen a la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) o varias instituciones británicas, entre ellas el hospital Royal Bolton, la Universidad de Exeter, el Departamento de Emergencias del Musgrove Park Hospital y el Real Colegio de Medicina de Emergencia.

La investigación indica que se produce una muerte adicional por cada 82 pacientes atendidos después de esperar entre seis y ocho horas en urgencias.

El objetivo de tiempo de espera de cuatro horas antes del alta hospitalaria, el ingreso o el traslado se introdujo en Inglaterra en 2004 y poco después en el resto del Reino Unido, en un intento por abordar el hacinamiento en las emergencias hospitalarias.

Otros países, como Australia y Canadá, han adoptado medidas similares. Sin embargo, la consecución de ese objetivo ha disminuido constantemente en los últimos años ante la creciente demanda de pacientes.

Los retrasos en el ingreso en los servicios de emergencias se han relacionado con daños a los pacientes y los investigadores querían cuantificar el mayor riesgo de muerte debido a esas demoras.

MÉTODO

Los autores del estudio se basaron en las estadísticas de episodios hospitalarios y los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales de Inglaterra, que cubren a todos los pacientes ingresados en hospital de cada departamento importante de emergencias en Inglaterra entre abril de 2016 y marzo de 2018.

Compararon las muertes registradas por cualquier causa dentro de los 30 días posteriores a la admisión con las que se esperarían, lo que permitió una amplia gama de factores potencialmente influyentes, entre ellos el sexo, la edad, el nivel de privación, las condiciones concurrentes, la hora del día y el mes, las asistencias previas en emergencia y la saturación de los servicios de emergencias.

Entre abril de 2016 y marzo de 2018, un total de 26.738.514 personas acudieron a un servicio de urgencias en Inglaterra, de las cuales 5.249.891 de ellas quedaron ingresadas.

Un total de 433.962 personas murieron dentro de los 30 días durante el periodo de estudio. La tasa general de mortalidad no ajustada a los 30 días fue de poco menos de un 9%.

Quizás también te interese:  Madrid adquiere 42 viviendas en Carabanchel que alquila por un precio de entre 300 y 450 euros

La edad media de los pacientes ingresados fue de 55 años y el número de condiciones concurrentes aumentó junto con el aumento de la edad. Casi el doble de pacientes provenía de áreas de mayor privación social que de zonas acomodadas.

La hora de llegada más frecuente fue entre las 12.00 y las 17.59 horas, y los tres primeros meses del año recibieron la mayor cantidad de pacientes. La espera media en urgencias se quedó en poco menos de cinco horas y la tasa de incumplimiento del objetivo de tiempo de espera de cuatro horas promedió alrededor de un 38%.

AUMENTO SIGNIFICATIVO

Hubo un aumento lineal estadísticamente significativo en la tasa de mortalidad por esperas superiores a cinco horas en el departamento de emergencias. Tras considerar los factores de riesgo potencialmente influyentes, la tasa de mortalidad fue un 8% más alta de lo esperado entre los pacientes que esperaban entre seis y ocho horas antes del ingreso hospitalario, y un 10% para los que aguardaban entre 8 y 12 horas, en comparación con los pacientes que se mudaban dentro de las seis horas.

Los autores del estudio concluyen que se produce una muerte extra por cada 82 pacientes que esperaron en urgencias entre seis y ocho horas antes de ser atendidos.

El estudio ese observacional, por lo que no puede establecerse causa y efecto, pero los autores apuntan: «A pesar de la limitada evidencia de apoyo, hay una serie de razones clínicamente plausibles para aceptar que existe una asociación temporal entre el ingreso tardío a una cama de hospitalización hospitalaria y peores resultados de los pacientes».

Las largas estancias en el servicio de urgencias se asocian con el bloqueo de salida y la saturación, lo que puede retrasar el acceso a tratamientos vitales. Y se asocian con un aumento en la duración posterior de permanencia en el hospital, especialmente para los pacientes mayores. Esto, a su vez, aumenta el riesgo de infección adquirida en el hospital y el acondicionamiento fisiológico y psicológico.

El bloqueo de salida generalmente también está relacionado con los niveles de ocupación de camas, que son más altos al final de la tarde y más bajos alrededor de la medianoche. Por lo tanto, es probable que un número desproporcionado de pacientes retrasados en su atención sea trasladado a una sala durante la noche, cuando los niveles de personal son menores.

(SERVIMEDIA)

Entrada siguiente

Extensiones como solución para lucir el cabello largo

Lun Ene 24 , 2022
El lucir pelo largo suele ser el sueño de muchas mujeres. Sin embargo, en el día a día, el llevar una longitud considerable no es tan cómodo como parece si quiere lucirse bien. «La melena larga requiere muchos cuidados. Desde el comprometerse a desenredarla a diario, incluso varias veces, hasta […]

Noticias Relacionadas