Gestión de flotas de vehículos y el papel del Big Data

El transporte se ha convertido en una de las piezas claves del entramado empresarial. La llegada y crecimiento exponencial del ecommerce en los últimos años ha promovido la digitalización de gran parte de los negocios, siendo así necesario contar con un partner directo entre las distintas formas de envío (correo normal, paquetería, urgente…).

Para ello, son muchas las empresas de transporte que han apostado por la digitalización de sus flotas para una gestión más eficiente de las mismas.

Gracias a los datos que se pueden conseguir desde los dispositivos telemáticos que hoy en día se pueden incluir e instalar en las flotas se consiguen una serie de cifras y estadísticas que sirven para hacer un estudio y análisis operativo sin predentes.

Es la forma en la que el big data es capaz de sacar conclusiones, mejorar el rendimiento de los vehículos, de las rutas y ahorrar no solo en combustible sino también en el mantenimiento de los vehículos, sabiendo en todo momento cuándo será necesario que pasen por revisiones.

«Uno de los grandes avances, que se está viendo sin duda en el mundo de la paquetería, es poder dar seguimiento en tiempo real de por dónde va la carga. Esto, que hace años era impensable, da tranquilidad y seguridad a todas las partes» explican desde el sector.

Aplicación real de big data en el sector transporte

Se ha demostrado que el big data es el gran aliado para la toma de decisiones porque es capaz de unificar los criterios basándose en patrones de probabilidad gracias a los modelos predictivos que es capaz de extraer tras la comparación de los parámetros.

Sin duda, un avance en la automatización de un sector que necesita, ahora más que nunca, de las tecnologías para sacar partido y rendimiento económico a la tendencia al alza de su uso.

«Mientras que antes se reportaba vehículo a vehículo de la flota cualquier incidente, ahora estos, gracias a la tecnología, se registran en tiempo real, permitiendo así también tomar decisiones inteligentes, poder apoyar al conductor al momento y tomar alternativas que sirvan para garantizar el trabajo bien hecho y, sobre todo, seguro» comentan desde eccocar.com.

Es el camino hacia la parte de transporte inteligente que quedará rematada, gracias a la inversión estatal, con carreteras inteligentes que poco a poco habrán de ir haciéndose para garantizar una conectividad como nunca y que ya ha demostrado en otros países cómo mejora la seguridad vial, el gasto en combustible, la carga de los vehículos eléctricos y otras muchas opciones.