Sujetadores reductores, ¿qué mujeres deberían usarlos?

Atrás quedó el tabú de buscar sostenes que fueran capaces de disimular alguna talla a las mujeres que tenían el pecho grande. De hecho es, hoy en día, una de las prendas de lencería interior más buscado por muchas españolas que quieren disimular un poco el busto en la ropa.

«Antes se pensaba que era algo que solo usaban pocas mujeres. Hoy en día, es mucho más habitual actualizar la ropa interior con cada look. De hecho, la misma mujer puede tener en el cajón un sujetador reductor para ciertos vestidos y, para otros, un push up que potencie el escote. La mujer hoy en día se siente segura y sabe lo que quiere y, por suerte, en el mercado hay respuesta para todo» explican desde lacorsetera.

Y es que no necesariamente un sujetador reductor busca exclusivamente el reducir el contorno del busto.

Una de las razones más habituales para que se haya generalizado es la sensación de comodidad, confort y seguridad ante la sujeción que ofrece este tipo de sostén. Es más, en el caso de mujeres con talla grande de pecho, lo que permite es realzar ese escote colocando estratégicamente el pecho de la forma correcta, recogiendo en algunas partes, elevando en otras y permitiendo que el peso se distribuya de una forma más eficaz.

¿Quiénes pueden usar este tipo de sujetadores? En realidad, todas las mujeres.

Desde las que tienen en busto grande y prefieren tener la sensación de reducirlo al ponerse prendas más ajustadas hasta las que, desde tallas más estándarizadas, prefieren sentirse más sujetas tanto en la parte inferior del pecho como, sobre todo, en la zona axilar y superior.

«El pecho en un sujetador reductor no queda aplastado sino recogido. Es muy distinta la sensación y la realidad cuando una mujer se prueba este tipo de prenda. El hecho de que vengan reforzados tanto en la parte superior, como en la parte axilar o la inferior lo que permite es un mayor confort y seguridad de que no se moverá pese a que se baile, salte o disfrute de una forma más activa» explican.

Una de sus ventajas añadidas: mejoran los dolores de espalda ya que contribuyen a una sujeción y distribución del peso del busto mucho más equilibrada para la columna.

Sin duda, un mundo por descubrir para muchas mujeres que no terminan de encontrar el tipo de sujetador que mejor encaja con ellas y que, solo pensar que el reductor era lo que muchos piensan que es, la faja del pecho, ni siquiera lo tenían en cuenta.