Cómo ahorrar en la factura de la luz con la iluminación en casa

Este pasado martes volvió a batir récords el precio de la luz. Son muchos los que buscan soluciones para economizar el gasto y para optimizar sus viviendas a través de las opciones de iluminación que existen en el mercado.

Las soluciones en forma de bombillas y lámparas están siendo el gran aliado a la hora de rebajar las facturas.

¿Cómo? Buscando una iluminación para cada estancia interior y, cómo no, también para el exterior, que se adapte en lúmenes e intensidad a la necesidad de cada caso. Pero, sin duda, si algo permite un ahorro claro, es el uso de la luz natural como fuente. Optar por dejar las ventanas con cortinas suaves en época estival permite que la luz traspase durante el día.

A partir de ahí, se trata de hacer un buen estudio del uso de la luz para cada momento y en cada estancia. Planificar una buena distribución con lámparas adecuadas de techo, pared en forma de aplique o incluso de lectura, permiten al final ahorrar según el momento del día.

“No es lo mismo iluminar una cocina que una mesilla al lado de la cama. De ahí que se puedan adaptar las lámparas, intensidad y lúmenes de bombilla a cada caso. Es de esta forma como se consigue ahorrar, con bombillas que tengan bajo consumo pero iluminen lo suficiente adaptándose a cada lámpara, estancia y uso” explican desde una empresa especializada donde ofrecen todo tipo de soluciones.

De hecho, basta con  entra en lamparas-en-linea.es para echar un vistazo a las últimas tendencias, que no están reñidas con la optimización de recursos ni con el ahorro energético.

Pero, ¿cuáles son esas tendencias?

En las lámparas de techo han llegado para quedarse las opciones más simples y sencillas. Las bombillas especiales colgando están dando mucho de qué hablar a nivel decorativo y están ofreciendo una sencillez a ciertos rincones que permite que sean luces de relleno o, bien organizadas en una lámpara, perfectas para sobremesa.

Atrás quedaron para el techo las complicadas lágrimas, para dar paso, además, a materiales mucho más naturales y que permiten jugar con luces proyectadas.

En lo que a apliques de pared se refiere, perfectos para dormitorio y también para ciertas zonas del salón dadas para la lectura, han vuelto formas que recuerdan a los años 80 y 90, sencillas pero con materiales que recuerdan a los que se usaban en otra época.

Mismo estilo de tendencia siguen las lámparas de pie, que han vuelto a poner de moda el estilo de lámpara de banquero para las mesas de estudio o trabajo y las que simulan al cine para las luces indirectas.

Finalmente, se puede jugar sobre todo con las pantallas para ofrecer sensaciones, sombras e incluso tonalidad que permitan crear atmósferas especiales en entrada, pasillo o rincones.

Todo sin olvidar las opciones a nivel bombillas, con el led como uno de los grandes protagonistas y con la opción de domótica para el control de las mismas.