Protocolos antiincendios: una medida cada vez más importante

Contar con un protocolo de prevención de incendios es clave en cualquier vivienda, comunidad, garaje u oficina.

Conocer bien cuáles son las pautas y directrices que hay que seguir es posible que acabe salvando vidas.

Expertos como Tensur S.L. proponen una serie de puntos que toda revisión y protocolo debería incluir.

Identificación

Es clave identificar los equipos y sistemas antiincendios que hay repartidos por el lugar. Entre ellos se incluyen extintores, detectores de humo, alarmas contra incendios, sistemas de rociadores automáticos, iluminación de emergencia y salidas de emergencia. Tener bien señalizados e identificados todos es el primer paso para, en caso de necesitarlo, saber cómo actuar. 

Su ubicación debe seguir las directrices legislativas de cada Comunidad Autónoma y también las recomendaciones de expertos en prevención de riesgos.

Revisión de los elementos

Es clave seguir una rutina de revisión anual o semestral, según se demande, que verifique el correcto funcionamiento de los dispositivos sonoros, alarmas y de los extintores. Estas revisiones, llevadas a cabo por empresas especializadas, ofrecen la garantía de que funcionarán correctamente en caso de necesidad.

En este punto es importante llevar un registro que garantice que se están haciendo en tiempo.

Acceso y libre paso de las Salidas de Emergencia

Este suele ser uno de los grandes errores. La no señalización adecuada de las salidas de emergencia en edificios puede suponer, en caso de riesgo real, un verdadero problema. 

Es vital asegurarse que funciona su apertura y que el tránsito por los pasillos de seguridad está libre de obstáculos. “A menudo vemos cómo son espacios que, al apenas usarse, se acaban usando de almacén. Este error puede pagarse muy caro en caso de necesitar como vía de evacuación” explican desde la empresa.

Programar simulacros

No es una medida excesivamente popular, pero programar un par de simulacros al año ayudan a recordar cuáles son los protocolos a seguir en caso de urgencia. Avisar con tiempo para que los trabajadores adapten sus las agendas de trabajo es también importante. Es necesario que se preste atención y que sean especialistas los que recuerden  cada paso a seguir.