Piscinas desmontables, la mejor opción para adaptar exteriores durante el verano

Como era de esperar, en cuanto se ha tenido ocasión se ha aprovechado para realizar ese viaje que había quedado pendiente por culpa de la pandemia.

Sin embargo, y tras el furor inicial por la liberación de las restricciones de movilidad, no pocos son los que en vista de la incesante escalada de precios han decidido cancelar sus vacaciones y optar por una alternativa que se adapte un poco más a su presupuesto y a los tiempos que corren. Una situación que, según los expertos, podría empeorar durante los próximos meses, complicando la situación aún más si cabe.

Y es aquí, cuando aquellos que cuentan con una terraza o jardín tienen ventaja sobre el resto, pues algo tan sencillo como instalar una piscina desmontable, puede hacer que un espacio prácticamente inútil se transforme en el lugar preferido por toda la familia, el centro de la diversión y el mejor lugar para aliviar las altas temperaturas durante el verano.

Pero, ¿es posible instalar una piscina desmontable en cualquier lugar?

Los especialistas de iteapool.com indican que “instalar una piscina desmontable es una operación sencilla que únicamente requiere de una superficie plana. Por supuesto, se debe prestar especial atención a las dimensiones y capacidad de la piscina deseada, asegurándose de que ambas son apropiadas al espacio del que se dispone.”

Y es que, pese a lo que algunos puedan pensar, este tipo de piscinas presenta innumerables ventajas frente a las piscinas de obra, la principal, claro está, es que no requieren de obra, permitiendo que un mismo espacio sea usado de diferentes modos según la época del año.

Otra de sus principales ventajas es que “el amplio catálogo existente en el mercado proporciona opciones para las distintas necesidades y gustos, así podemos encontrar piscinas desmontables como la GrePool Nemo Teya o la GrePool Nemo Koya, aptas para espacios más pequeños, o la GrePool Nerea-1 o la BestPool Max-2 con capacidad para toda la familia y que requieren de un espacio mayor.”

Pero, además, las piscinas desmontables son de fácil montaje y desmontaje, de hecho, ambas operaciones resultan mucho más sencillas de lo que a priori pudiera parecer. A esto hay que sumar que no necesitan mantenimiento, algo que, sin duda, puede resultar decisivo a la hora de decantarse por este tipo de piscinas.

Otra cosa determinante en muchos casos es el coste, que en el caso de las piscinas desmontables es mucho más bajo que el de las piscinas de obra y, por supuesto, también, mucho menor que costear las vacaciones de toda la familia durante los más de 20 años que pueden llegar a durar si se utilizan y guardan de forma apropiada.

En cualquier caso, y pese a que la situación económica no augure nada bueno y no pocos hayan optado por ser precavidos, eso no tiene que significar necesariamente que se deba renunciar a las vacaciones. Y es que, disfrutar del verano y de la piscina, descansar y pasar tiempo en familia es algo que también se puede hacer en casa.

Y quién sabe, quizás adquirir una piscina desmontable sea la mejor inversión de cara al futuro, y más si se tiene en cuenta la inestabilidad económica actual.