Clara Campoamor fue la «gran defensora» de las personas con discapacidad visual durante la República, según recientes hallazgos

– Luis Español participa este martes en el homenaje a la sufragista en la Feria del Libro

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

Clara Campoamor desempeñó un papel clave en defensa de las personas con discapacidad visual durante la Segunda República. Así se desprende de las investigaciones del historiador Luis Español, quien ha estudiado publicaciones de periódicos e intervenciones de Campoamor en el Congreso, en las que puede comprobarse la labor de la sufragista española en favor de los ciegos.

«Llevó las protestas de los ciegos al Congreso, se enfrentó a la renovación institucional del Patronato Nacional de Ciegos e inauguró la primera Casa de Trabajo para Ciegos, entre otras muchas cosas. Ella es su gran defensora, cosa que desconocíamos», explicó a Servimedia el historiador Luis Español, quien también es el traductor y editor del libro de Campoamor ‘La revolución española vista por una republicana’.

La prensa de la época dio cuenta de la labor social de Clara Campoamor. «Ella defendió a los ciegos en los medios de comunicación, como diputada en las cortes constituyentes y como directora general de Beneficencia, y su acción fue clave para luchar contra la triste estampa del ciego reducido a la mendicidad», dijo el especialista.

Por ejemplo, el ‘Heraldo de Madrid’ informó en junio de 1934 de que se había reformado el Patronato Nacional de Ciegos, a instancias de Clara Campoamor, y que, entre otras cosas, se iban a conceder pensiones a las personas ciegas mayores de 60 años. «Este hecho provocó un efecto llamada hacia Madrid entre personas con discapacidad visual con el objeto de solicitar las ayudas», destacó Español.

Otro ejemplo son las palabras de Clara Campoamor para la revista ‘Los Ciegos’, en marzo de 1933, que recogen las pronunciadas por la sufragista en el Teatro Victoria, durante un acto organizado por la Unión de Trabajadores Ciegos para protestar por el cierre del Colegio Nacional de Ciegos: «Yo uno mi protesta a la vuestra y os prometo solemnemente que llevaré vuestra queja al Parlamento y que pediré para vosotros la justicia y la atención que merecéis como hombres útiles y como ciudadanos dignos».

La causa de la protesta era el cierre del citado colegio, a pesar de que el Patronato Nacional de Ciegos contaba con liquidez en sus arcas. «Podemos subrayar el hecho asombroso de que se cerrara el Colegio Nacional de Ciegos cuando, sin embargo, el Patronato Nacional disponía de 7 millones de pesetas de las de entonces», añadió Luis Español a Servimedia.

También el periódico ‘Luz’ publicó un amplio resumen de los avances realizados desde que Campoamor asumió la Dirección General de Beneficencia en sendos artículos firmados por Julio Romano, seudónimo del periodista y escritor Hipólito González y Rodríguez de la Peña.

Otro de los grandes logros de Clara Campoamor fue la creación de la primera Casa de Trabajo, situada en la calle Bárbara de Braganza de Madrid, centro en el que comenzaron trabajando 40 personas con discapacidad visual. «Por iniciativa de Clara Campoamor, secundada por el Patronato Nacional de Protección de Ciegos, se ha fundado hace unos días esta primera Casa de Trabajo. De momento -me dice la encargada-jefe, señorita Gloria Gutiérrez Paz- trabajan aquí cuarenta ciegos. Veinte mujeres y veinte hombres. Se han inscrito muchísimos más», recogía la revista ‘Crónica’ en junio de 1934.

El interés de Campoamor por las personas con discapacidad visual arranca, según Español, de los problemas oftalmológicos de su madre. «Los ciegos le hacían pensar en su madre que, como costurera, iba perdiendo la vista; ella misma lo dice en su discurso en el Teatro Victoria ante representantes de la Unión de Trabajadores Ciegos. Ningún político se ha ocupado de las personas con discapacidad visual como Clara Campoamor», recalcó este especialista.

El objetivo de la sufragista era «realizar una política contra mendicidad de las personas con discapacidad visual», lo que suponía «llevar a la realidad proyectos como los de Luis Vives y, sobre todo, los de Concepción Arenal, de la que fue biógrafa y admiradora».

Los acontecimientos políticos del momento quitaron relevancia a la acción social de Clara Campoamor, ya que España «se encontraba en una situación muy complicada como podemos observar en la prensa de esos años». El interés de esta investigación es que «nos permite medir los grandes avances de España en todos los ámbitos especialmente el de la asistencia social». «La gran cualidad de Clara Campoamor es que representa la política de realización: lleva a la práctica distintas utopías: lucha contra la mendicidad, sufragio femenino, protección de la infancia, divorcio… Representa la política al servicio de lo que otros soñaron», concluyó.

Pocos años después, el 13 de diciembre de 1938 nacería la Organización Nacional de Ciegos, gracias a la labor de Javier Gutiérrez del Tovar, Mariano Ortega, Primitivo Pérez y Julio Osuna.